PRINCIPALES PROBLEMAS EN EL HOGAR Y CÓMO SOLUCIONARLOS

 

 Los malos olores o ruido en cañerías pueden ser señales de que algo no anda bien en nuestro hogar. Estos problemas son más comunes de lo que pensamos, muchas veces por miedo a que la factura sea muy elevada dejamos prolongar el problema y se puede convertir en algo más grave.

Es por eso que te traemos soluciones prácticas y algunos consejos para evitar altos gastos.

 

Factura de aguas muy elevadas

 

  1. Goteo constante. Esto puede pasar desapercibido en cualquier hogar o a veces calificarlo de no tan urgente, lo que también olvidamos que al pasar del tiempo sin arreglarlo, este goteo se convierte en litros de agua. Programar un día para repararlo podría ser buena elección.
  2. Revisar tuberías. Los tubos de nuestros hogares soportan diferentes presiones de agua diariamente, es prudente echarles un vistazo y cuidarlas hasta cuando sale muy fría, ya que pueden condensarse y generar humedad.
  3. Mirar debajo del lavabo y fregaderos. Esta puede ser una de las causas de fuga más comunes, así que puedes utilizar una linterna y seguir todas las tuberías hasta conseguir algún goteo.
  4. Comprueba si hay ruidos en la cisterna. Cuando hay fugas en el inodoro, hay que estar atentos a la cisterna ya que esta comienza a drenar muy lentamente y pierde presión, esto hace que el agua se pierda poco a poco.
  5. Revisar el medidor de agua. Las empresas de suministro de agua siempre lo utilizan para ver el nivel de agua. Para hacerlo en tu hogar, cierra la llave de paso central y mira el nivel que tiene, luego al paso de varias horas, revisalo de nuevo para ver si ha subido su nivel. Cuando hay fugas pequeñas esta opción no es muy efectiva.

 

Problemas de desagüe  

 

  1. Descubre cuál es el problema:

 

  • Desagüe lento.
  • Manchas de agua en la bañera ducha o lavabo.
  • Zonas de humedad en las paredes o en el suelo en las habitaciones contiguas.
  • Zonas húmedas cerca de la tubería de drenaje.
  • Gorgoteo inusual cuando el agua está drenándose.

 

  1. Trata de determinar si el problema es grave. La cantidad de agua en fuga es muy importante y también ver cuál es la tubería que está fallando.

 

  1. Revisa el trayecto que llevan las aguas residuales. Muchas veces, los tubos de drenaje individuales circulan por el interior de las paredes y conectan con otras tuberías, que a su vez circulan por debajo del suelo o por el sistema séptico o de alcantarillado
  2. Deja correr agua caliente por las tuberías en desuso. Llena de agua caliente el lavabo o la bañera con su tapón, quitalo y déjalo correr, el agua caliente va a disolver la grasa y podrá remover algunos de los residuos que se encuentren en esa tubería.

 

Si encuentras el problema y piensas que no puedes resolverlo tu mismo, no dudes en llamar al profesional de confianza como la empresa de desatrancos Galapagar y evitar un problema más grave.